Tráfico ilícito de migrantes

 

El Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire, establece que  por “tráfico ilícito de migrantes” se entenderá “la facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado Parte del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente con el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u otro beneficio de orden material”[1].

El tráfico ilícito de migrantes es un delito que consiste en ayudar a la entrada ilegal de una persona en el territorio de un Estado del que esa persona sea nacional o residente, para obtener un beneficio financiero o cualquier otro beneficio material. El tráfico ilícito  de migrantes afecta a casi todos los países del mundo, socava la integridad de los Estados y las comunidades, y cuesta la vida de miles de personas cada año.

UNODC, como guardián de la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional, alienta la ratificación universal del Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire y ayuda a los Estados en sus esfuerzos para aplicarlo.

En Colombia, el artículo 188 de la ley 599 de 2000, establece el delito de  tráfico de personas que dispone que “El que promueve, induzca, constriña, facilite, colabore o de cualquier otra forma participe en la entrada o salida de personas del país sin el cumplimiento de los requisitos legales, incurrirá en prisión de seis (6) años a ocho (8) años y multa de cincuenta a cien salarios mínimos legales mensuales”.

[1] Protocolo contra el tráfico ilícito de migrantes por tierra, mar y aire, que complementa la Convención de las Naciones Unidas Contra la Delincuencia Organizada Transnacional, art.3.